Autoelevador diésel | transmisión hidrostática | Linde
El autoelevador diésel H20-H35 en un almacén

Perfección hasta el mínimo detalle

Redefinición de los estándares sectoriales para autoelevadores : los autoelevadores diésel y autoelevadores a gas H20-H35 de Linde Material Handling


Los autoelevadores son imprescindibles tanto en el comercio como en la industria. Sin embargo, el comercio electrónico, el control digital de los procesos y las cadenas de suministro interconectadas en red a escala global aumentan continuamente las exigencias planteadas a la tecnología. En este contexto, el diálogo con usuarios de todos los sectores y dimensiones constituyó la base para un concepto de autoelevador completamente rediseñado.

Los actuales autoelevadores incorporan todo aquello que desde siempre ha distinguido a los autoelevadores de Linde: son extraordinariamente potentes, seguros, fáciles de manejar, robustos y versátiles. Se han desarrollado y mejorado sistemáticamente todas estas cualidades. Los modelos H20-H35, disponibles como autoelevadores diésel y autoelevadores a gas, marcan la pauta en cuanto a rendimiento, ergonomía, seguridad y conectividad, para dar también en el futuro las respuestas óptimas a los retos que plantea el flujo de materiales.

Autoelevador diésel H20-H35: Persona y máquina como unidad

La base para maximizar la productividad es la perfecta interacción entre el operario y el autoelevador. Una interacción que se da allí donde un sistema de transmisión potente como es la transmisión hidráulica se complementa con elementos de control de manejo intuitivo. Por este motivo, los autoelevadores diésel y autoelevadorss a gas H20-H35, incluido el puesto de conducción, han sido diseñadas por completo alrededor del operario y sus necesidades. Gracias al acreditado concepto de manejo, consistente en el control mediante doble pedal y el Linde Load Control para controlar todos los movimientos de traslación y del mástil, los autoelevadores posibilitan un manejo sencillo, preciso e intuitivo. La disposición inteligente de todos los elementos de control del autoelevador diésel H20-H35 permite al operario acceder a ellos con un esfuerzo mínimo y manejarlos con la máxima precisión. Esto se traduce en una ausencia casi total de fatiga al trabajar durante todo el turno.

autoelevador Linde en un almacén

Transmisión hidráulica

El sistema hidráulico exento de mantenimiento de los autoelevadores diésel H20-H35 transmite la fuerza del motor industrial a las ruedas motrices y al sistema de elevación hidráulica. De este modo, la transmisión hidráulica posibilita un arranque suave, la inversión rápida de la dirección de marcha, la manipulación delicada de la carga y maniobras precisas en espacios muy reducidos.

Puesto de conducción del nuevo autoelevador con volante en posición no centrada

Volante en posición no centrada

El volante de los autoelevadores diésel H20-H35 está situado en posición no centrada. Gracias a ello reduce los movimientos del hombro izquierdo y previene el desgaste de la articulación. Es manejable, se mueve con suavidad y es personalizable.

Control mediante doble pedal en el nuevo autoelevador diésel H20 – H30

Control mediante doble pedal

El acreditado control mediante doble pedal permite manejar el autoelevador de manera sumamente sensible y precisa, ya que ambos pies permanecen en contacto permanente con los pedales. Mediante el pedal derecho se hace avanzar el autoelevador, mientras que el izquierdo acciona la marcha atrás. De este modo, el operario recibe siempre una respuesta sensorial directa sobre los movimientos de el autoelevador.

Cabina de la nueva autoelevador elevadora

Linde Load Control

Mediante el Linde Load Control, el operario controla todas las funciones principales del mástil de el autoelevador elevadora a diésel. Los elementos de control están ubicados en un reposabrazos ergonómico que minimiza los movimientos del brazo y previene la fatiga. Es posible asignar otras funciones a los pulsadores adicionales opcionales.

Elementos de control en la parte superior, con radio incluida

Consola de techo personalizable

En el autoelevador diésel H20-H35 se pueden manejar mediante la consola de techo funciones importantes como los faros o la calefacción. La consola incorpora once pulsadores, nueve de los cuales controlan funciones de iluminación e intermitentes de advertencia. Los restantes pulsadores son libremente programables.

autoelevador Linde de fácil acceso

Acceso sin esfuerzo

El escalón a baja altura de los autoelevadores diésel H20-H35 permite a personas de cualquier estatura subir y bajar cómodamente del autoelevador. Una chapa de apoyo antideslizante y un asa de acceso ergonómico proporcionan sujeción adicional.

Asiento del operario del nuevo autoelevador

Máximo confort de asiento

Para los autoelevadores con motor de combustión interna H20-H35 se ha perfeccionado el asiento estándar del operario, que ahora ofrece más espacio libre para la cabeza y permite trabajar con mayor comodidad. Doces variantes de asiento brindan un plus de comodidad y protegen contra lesiones posturales.

Vista exterior del compartimento del operario de el autoelevador Linde

Compartimento del operario optimizado

El compartimento del operario de los autoelevadores diésel H20-H35 proporciona abundante espacio libre para la cabeza y las piernas. El eje de accionamiento, el eje de dirección y el mástil están desacoplados del chasis, a fin de proteger al operario contra la fatiga física provocada por las vibraciones.

Cabina del nuevo autoelevador

Cabina generosa

La cabina de dimensiones generosas de el autoelevador diésel H20-H35 proporciona al operario una visibilidad óptima. Gracias a las grandes superficies acristaladas, el operario tiene la sensación de estar sentado al aire libre. La calefacción y el sistema de climatización de la cabina regulan la temperatura en pocos minutos para lograr un ambiente de trabajo agradable.

Seguridad integrada: un autoelevador diésel para la «Vision Zero»

En cuestión de seguridad no se puede dejar nada al azar. La gran meta de Linde se llama «Vision Zero»: ausencia de accidentes en el tráfico interno. De ahí que en los autoelevadores diésel H20-H35 se haya mejorado todo aquello que reduce de forma sostenida el peligro de accidentes. Un diseño inteligente, una visibilidad perfecta y numerosos sistemas de advertencia y asistencia garantizan una sensación de seguridad óptima dentro y fuera de el autoelevador. No en vano, solo si el operario se siente seguro podrá utilizar el autoelevador con la máxima productividad.

Vista desde el autoelevador H20-H35 de Linde Material Handling

Visibilidad optimizada

En los autoelevadores diésel H20-H35 se han optimizado el chasis, la cabina y el mástil de tal manera que el operario goza de una vista despejada de la carga y del entorno en todas las direcciones. El mástil estilizado, el montante A estrecho y la chapa frontal rebajada facilitan la vista delantera, mientras que los travesaños delgados de la estructura del tejadillo y un techo acristalado blindado opcional proporcionan una buena visibilidad hacia arriba. Las cámaras opcionales alrededor de el autoelevador amplían aún más el campo visual natural.

Suba a bordo: aquí podrá ver una panorámica de 360° desde el autoelevador.

Diseñada para garantizar la seguridad

La seguridad pasiva en el autoelevador diésel H20-H35 es única en su categoría: los faldones laterales de la estructura del bastidor son sumamente robustos y sirven como protección contra impactos. El bajo centro de gravedad de el autoelevador y el eje de dirección montado a gran altura reducen el peligro de vuelco. Al mismo tiempo, los cilindros de inclinación en posición elevada y la estructura del mástil resistente a la torsión garantizan una gran capacidad residual de carga y una manipulación de la carga segura y precisa incluso a grandes alturas de elevación.


Excelente estabilidad y buena visibilidad

Numerosas características de seguridad de los autoelevadores diésel y autoelevadores a gas H20-H35 ayudan a prevenir errores de manejo. Gracias al freno de estacionamiento de activación automática, el autoelevador se detiene de forma segura en rampas y pendientes, permitiendo al operario bajarse sin peligro. Además, todos los autoelevadors sin cabina opcional incorporan de serie un sistema de monitorización electrónica del cinturón de seguridad. Dicho sistema garantiza que el autoelevador solo pueda desplazarse a velocidad lenta si el operario no lleva abrochado el cinturón de seguridad. Para mejorar la visibilidad y aumentar la seguridad, las H20–H35 se pueden equipar además con numerosas soluciones de advertencias e iluminación, tales como las Linde LED Stripes, el Linde Truck Spot y el Linde Vertical Light.


Ayudantes trabajadores

Los autoelevadores diésel H20-H35 vienen equipadas de fábrica con el Linde Curve Assist. El sistema adapta la velocidad de traslación al ángulo de giro de la dirección, reduciendo así el riesgo de vuelco en curvas. También incorpora de serie el Linde Load Assist, que determina la capacidad residual de carga de el autoelevador y reduce así el riesgo de accidentes por vuelco. Para aumentar aún más la seguridad, se pueden añadir el indicador del peso de la carga de Linde así como los sistemas de asistencia Linde Safety Pilot y Linde Safety Guard .

Preparados para el futuro: la conectividad se alía con los autoelevadores diésel

Persona ante el ordenador - planificación de las flotas

Los datos son la moneda del futuro, sobre todo en el flujo de materiales de las empresas actuales. De ahí que en los autoelevadores diésel y autoelevadores a gas H20-H35 sea posible analizar mediante software los datos de rendimiento. Gracias a la unidad de transmisión de datos de serie, el autoelevador es fácilmente integrable en sistemas de gestión de flotas como Linde connect . Esto se traduce en una utilización más eficiente de los autoelevadores, una mayor precisión de la planificación del mantenimiento y un cálculo de costes más fiable.

Datos de funcionamiento a la vista

el autoelevador diésel registra periódicamente datos tales como las horas de funcionamiento, y los transmite de forma inalámbrica al software de gestión de flotas. Un análisis de datos proporciona información sobre el grado de utilización y aprovechamiento de el autoelevador.

Transmisión segura

Los datos de los autoelevadores diésel H20-H35 se transmiten por la red de telefonía móvil o por wifi. El cifrado múltiple garantiza la máxima protección de los datos. Linde utiliza para ello una de las infraestructuras de nube más seguras del mercado.

Diagnóstico y mantenimiento

Los códigos de error digitales y el registro del historial de errores posibilitan el diagnóstico remoto de el autoelevador. En el futuro, las actualizaciones de software y las funciones adicionales se podrán activar por vía inalámbrica. Esto mejora el rendimiento y la funcionalidad de los autoelevadores diésel y las mantiene siempre actualizadas.

Máxima eficiencia: menos tiempo de inactividad, más rendimiento

Los autoelevadores diésel y los autoelevadores a gas H20-35 son los autoelevadores más eficientes de su categoría. Esto se debe en buena parte al acreditado sistema de transmisión hidráulica, que convierte al operario y a el autoelevador en una unidad que trabaja de manera intuitiva. También es atribuible a la construcción robusta y al diseño que facilita el mantenimiento, factores que minimizan los tiempos de inactividad por reparaciones. Este grado máximo de eficiencia se refleja también en el hecho de que los nuevos autoelevadores H20-H35 son superiores a la competencia en la consideración de los costes globales.



Transmisión para optimizar el rendimiento de manipulación de cargas

Linde Material Handling lleva décadas perfeccionando un sistema de transmisión que permita controlar con precisión la potencia de los autoelevadores. La base de esta tecnología superior a la competencia es la transmisión hidráulica.

El sistema hidráulico cerrado y exento de mantenimiento de las autoelevadors transmite sin pérdidas la fuerza del motor industrial a las ruedas motrices y al sistema de elevación hidráulica, para que el operario disponga exactamente de la potencia requerida en cualquier situación de trabajo. Esto garantiza un rendimiento de manipulación de cargas máximo acompañado de un consumo de combustible mínimo. Ya hace años que los autoelevadores diésel de Linde Material Handling son las que menos emisiones generan en el mercado. Los nuevos autoelevadores H20-H35 cumplen la normativa europea de emisiones Euro 5.


El mantenimiento puede esperar

Los tiempos de inactividad y los trabajos de mantenimiento cuestan tiempo, dinero y nervios. Gracias a su construcción robusta y a su diseño que facilita el mantenimiento, los tiempos de inactividad de los autoelevadores diésel y autoelevadores a gas H20-H35 son mínimos. Por ejemplo, los sólidos faldones laterales sirven como protección contra impactos y evitan daños debidos a accidentes por alcance. También el nuevo motor industrial es extremadamente robusto. Por ejemplo, incorpora engranajes rectos que apenas requieren mantenimiento, en lugar de las correas de distribución habituales en los motores de turismos. Además, el Linde Engine Protection System (LEPS) monitoriza el motor y protege contra sobrecargas.

A fin de acelerar y facilitar las tareas de mantenimiento, se ha mejorado la accesibilidad a los componentes importantes mediante revestimientos extraíbles y aberturas de mantenimiento ampliadas. El Truck Health Monitoring se encarga de la monitorización exhaustiva de averías y agiliza la localización de fallos. Además se transmiten códigos de error que posibilitan un diagnóstico inicial. De este modo, el técnico de servicio podrá traer directamente las piezas de recambio adecuadas para la reparación.


Este autoelevador sale a cuenta

También los datos de rendimiento corroboran que los autoelevadores diésel y autoelevadores a gas H20-35 han sido diseñadas para maximizar la eficiencia. Una prueba de rendimiento certificada demuestra que los autoelevadores necesitan menos tiempo y consumen menos combustible para transportar la misma cantidad de carga. Los modelos de cálculo acreditan que los autoelevadores presentan la mejor consideración de costes globales en cuanto a coste total de funcionamiento en el entorno competitivo directo, incluso con más de 20.000 horas de funcionamiento. Además del rendimiento de el autoelevador, estos modelos contemplan también los costes de mantenimiento y de personal.

Todas sus ventajas de un vistazo

Concepto de manejo acreditado

La acreditada combinación de Linde Load Control y control mediante doble pedal constituye la base para la manipulación precisa y ágil de la carga de los autoelevadores diésel H20-H35.

Puesto de conducción ergonómico

El compartimento del operario de los autoelevadores minimiza el esfuerzo físico del operario y le permite trabajar sin fatiga durante todo el turno.

Visibilidad optimizada

La vista despejada hacia todas las direcciones aumenta la seguridad durante la manipulación de cargas, con el consiguiente incremento sustancial de la productividad.

Construcción robusta

Los autoelevadores diésel H20-H35 son poco propensas a averiarse y sus requisitos de mantenimiento son mínimos. Esto garantiza una elevada disponibilidad de los autoelevadores y reduce el coste de cada hora de funcionamiento.

Facilidad de mantenimiento gracias al diseño

El fácil acceso a componentes importantes permite al técnico de servicio trabajar con rapidez reduciendo así los costes de inspección.

Perfectamente configurable

Las múltiples variantes de equipamiento de serie y opcionales para los autoelevadores diésel H20-H35 permiten adaptarlas a aplicaciones y requisitos específicos.

Conectividad de serie

Gracias a la conectividad digital es posible analizar el estado y el uso de el autoelevador diésel H20-H35. Esto posibilita la planificación óptima de los mantenimientos necesarios y el cálculo eficiente de los costes.

Experiencias de clientes

La nueva autoelevador diésel H20 descargando un camión
el autoelevador diésel H30 en acción en Bohai Trimet Automotive